jueves, 11 de mayo de 2017

César y Cleopatra (Caesar and Cleopatra) 1945

Julio César (Claude Rains) llega con sus tropas a Egipto, donde conoce a una joven Cleopatra (Vivien Leigh). Con sus enseñanzas Cleopatra se convertirá en adulta y reina de Egipto.



Producción británica adaptación de la obra de teatro de George Bernard Shaw. Nada más comenzar advertimos que hay algo diferente en la forma de contar la historia de los famosos personajes y empezamos a pensar que es una versión cómica de la historia de César y Cleopatra, pero es una sensación engañosa de lo que vemos. Aunque lógicamente la comedia existe, la película tiene dos momentos que se pueden diferenciar: el primero transcurre cuando Cleopatra es una niña ingenua e inculta que piensa que los romanos se la van a comer, un sentido de humor que más bien es sátira, pero también influye que estemos acostumbrados a la solemnidad propia de la historia de amor entre César y Cleopatra, historia de amor que por cierto en esta paródica versión es inexistente.

Este componente más frívolo es el característico en toda la película pero se rebaja su intensidad de forma bastante clara cuando Cleopatra ha madurado como persona y aprendido un poco de cultura, y vemos ya sombras de pensamiento y acciones (como el asesinato de Pothinus) más propios de una historia real como esta. En realidad la película nos va transformando el pensamiento y cuando creemos que lo que vemos es una tontería y que ya está bien, nos apacigua los ánimos la madurez de comportamientos y diálogos, nuestra Cleopatra se muestra merecedora de su reino para alivio de todos. Ciertas imágenes son como de sueño, la aparición de Cleopatra en los brazos de La Esfinge, esa noche estrellada sobre las dunas del desierto, un canto elegíaco a la libertad en la naturaleza, a la naturalidad del bello animal humano, de Palacio oscuro y tenebroso que recibe la luz del poder real, Cleopatra, en el paso de la niñez a la madurez como persona y gobernante como nadie lo había hecho antes, ni después, aseguraría.
A diferencia de la versión más conocida de Cesar y Cleopatra, la de Joseph L. Mankiewicz, con Elizabeth Taylor como la reina, de gran solemnidad, aquí esa solemnidad es inexistente, lo que la hace algo más cercana al que la ve, porque muestra a los personajes actuando de una forma menos formal a la que nos tiene acostumbrados el cine cuando nos muestran relaciones entre gobernantes en producciones serias, como esta, porque al fin y al cabo esta también lo es pero con la vertiente especial comentada. Y entonces descubrimos que nos encanta tal como es.



Vivien Leigh es Cleopatra, haciendo un gran trabajo, como niña ingenua a adulta madura, sin perder su ingenuidad, y con la belleza tan extraordinaria de esta mujer. Aquí hay planos bellísimos con esta mujer de protagonista. Aunque su papel más famoso fue el de Escarlata O'Hara en la oscarizada 'Lo que el viento se llevó' (1939), en un papel que parecía hecho para ella, era una gran actriz tanto de teatro como de cine, esposa además de otro gran actor inglés, Laurence Olivier. A Leigh le acompaña otro gran inglés, Claude Rains, el otrora hombre invisible en la versión de Universal de 1933, aquí es el mismo Julio César haciendo otro gran trabajo, quitándole altivez al personaje para mostrarlo algo más campechano, pero manteniendo la dignidad y el donaire.
Junto a ellos otras caras conocidas como la de Flora Robson, que interpretó varias veces a la reina Isabel I de Inglaterra en producciones históricas, aquí es la criada personal de Cleopatra que tiene un nombre que es objeto de burla durante toda la película y el que nos retrotae casi siempre al sentido del humor de la misma. Ernest Thesiger, el chiflado y genial doctor Pretorious de La novia de Frankenstein (1935) de James Whale para Universal, es un egipcio apasionado de los libros. El technicolor tan magnífico de la producción es también un punto a su favor. El director Gabriel Pascal, que sólo hizo dos películas en su vida y las dos fueron adaptaciones de obras de teatro de Bernard Shaw, esta que comentamos y 'Major Barbara' (1941), es también el productor y dirige de forma satisfactoria.
Duración aproximada: 138 minutos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

De aquí a la eternidad (From Here to Eternity) 1953

El soldado Prewitt (Montgomery Clift) llega a su nuevo destino a un cuartel del ejército en Hawái. Además de soldado es también músico, toca...