jueves, 11 de mayo de 2017

Cleopatra (1963)

Julio Cesar llega a Egipto y conoce a la reina Cleopatra, con la cual se casa y tiene un hijo. En Roma se produce un escándalo, además de que Julio Cesar ya estaba casado quiere ser nombrado Emperador. Por ello lo asesinan. Cleopatra vuelve a Egipto y se declara un triunvirato. Uno de los triunviros es Marco Antonio, gran amigo de César, que caerá en los brazos de Cleopatra, y se hará enemigo de Roma.

Gran clásico hollywoodiense de manos de Joseph L. Mankiewicz, rodada con gran espectacularidad en los decorados, atrezzos y algunas coreografías imposibles que se ven, y puede que estas últimas sea lo más prescindible de la historia, porque en el fondo la historia sigue parámetros de teatro clásico, hay monólogos y diálogos solemnes de gran introspección personal que básicamente se circunscriben a la leyenda de Cleopatra y su imperio, sin más, pero que le aporta cierta profundidad poética. El reparto cumple de sobra, entre ellos Elizabeth Taylor y Richard Burton, que se conocieron en este rodaje y en la vida real tuvieron una tormentosa relación sentimental que duraría años, aquí son la famosa pareja Cleopatra y Marco Antonio. Esta Cleopatra interpretada por Taylor quizás sea la más icónica de todas las llevadas al cine. Rex Harrison como Julio Cesar, Martin Landau como Rufio y Roddy McDowall como Octavio, completan, entre otros, un gran clásico "de romanos". Las luchas están bien escenificadas, así como los secundarios dan el tipo. La duración de la película varía, se recomienda claro está la de mayor duración (pero aún así no se ha encontrado todo el metraje que se rodó) para que no falte ningún detalle. Esto es subjetivo: hay gente que tiene una imagen de esta película según la hubiera visto en versión reducida, que fue como se estrenó, y puede que no le guste verla en su integridad por aquello de la nostalgia y el apego a unas imágenes conocidas, pero sin duda la versión completa es la más idónea, además porque la mejora muchísimo.

No fue la primera vez que Richard Burton tuvo que actuar de romano: anteriormente en la religiosa 'La túnica sagrada' (1953) de Henry Koster, era un tribuno romano que "encuentra" a Cristo y se hace cristiano, espectáculo religioso al estilo Hollywood aunque de menos pirotecnia como por ejemplo sería la ciclópea 'Los Diez mandamientos' (1956) de Cecil B. DeMille, y también menos cursi que esta última; fue luego el macedonio 'Alejandro Magno' (1956) de Robert Rossen en una gran reconstrucción clásica de la vida del conquistador, y donde también estaba Peter Cushing.
Duración aproximada: 192 minutos | 233 minutos (TV) | 320 minutos (director's cut).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

De aquí a la eternidad (From Here to Eternity) 1953

El soldado Prewitt (Montgomery Clift) llega a su nuevo destino a un cuartel del ejército en Hawái. Además de soldado es también músico, toca...